oficina de autónomo en casa

Cómo crear una oficina de autónomo en casa

¿Eres autónomo? ¿Trabajas desde casa? Entonces necesitarás tener una propia oficina de autónomo en casa. Un lugar donde hacer de tu trabajo aún mas profesional.

Hoy en día, son cada vez más los tipos de trabajo que se hacen fuera de una oficina. Por lo que se nos hace más necesario, crearnos una oficina de autónomo en casa.

Consultores, freelance, comerciales, y un largo etcétera de profesiones, que cada vez necesitan menos de ir a una oficina.

Gracias a la globalización de internet, con un ordenador y una buena conexión, podremos trabajar desde donde queramos. Pero no por ello, debemos descuidar nuestro lugar de trabajo.

Esto es así, que nos creemos que con nuestro portátil y un lugar donde sentarnos, lo tenemos todo hecho.

Nada más lejos de la realidad, con la oferta existente, podemos crearnos una oficina de autónomo en casa, de forma rápida, sencilla y para todos los gustos. Ser profesional, no cuesta tanto hoy en día.

Oficina de autónomo en casa
Oficina de autónomo en casa

Existen diversos mobiliarios, fácilmente integradores con nuestra decoración del hogar. O bien, perfectos para crear un despacho en una habitación independiente, para poder atender a posibles clientes que nos visiten. Todo dependerá del tipo de trabajo que tengamos.

Escritorio para oficina de autónomo en casa
Escritorio para oficina de autónomo en casa

El movernos en un entorno de trabajo, pero con el ambiente de nuestro hogar, hará que nuestra tarea sea más amena y nos sintamos más profesionales. Es importante separar nuestro lugar de trabajo de nuestra vida cotidiana, aunque se trate de la misma vivienda.

Ante todo, deberemos fijarnos en nuestro tipo de trabajo. Si se trata de un sector en el que no tendremos visitas, o lo hagamos todo a través de ordenador, lo ideal será integrarlo con nuestra decoración. Cualquier lugar de la casa servirá.

Por otro lado, si somos abogados, nos dedicamos a los seguros, o cualquier otro trabajo donde solamos tener visitas, es mejor tener una habitación reservada para ello. Elegir una mesa más profesional, así como tener sitio para los clientes será profesional. Que el trabajar desde casa, no sea un punto negativo a la imagen de la empresa.

Share

Procrastinación

Procrastinación. Esa palabreja que a algunos les sonará poco, pero que seguro que muchos la sufren. En otras palabras, posponer, postergar y atrasar, eso es procrastinación.

Si eres de los que van a su trabajo y tienen a compañeros o jefes que controlan medianamente lo que haces o no haces, esto no es un gran problema, tienes límites impuestos para llevar a cabo alguna función o plazos de entrega definidos, pero si eres tu propio jefe y además trabajas desde casa, puedes llegar a tener un problema.

La procrastinación está considerada como un trastorno del comportamiento. La acción a realizar se asocia involuntariamente a la incomodidad e incluso con el dolor.

Esta inevitable conducta de posponer las tareas pendientes, puede llegar a causar ansiedad y frustración en aquellos que la padecen. Las obligaciones pospuestas le resultan al procrastinador tareas abrumadoras, desafiantes, inquietantes, difíciles e incluso aburridas.

 

procrastinar

El perfeccionismo o el miedo al fracaso son algunas de las causas que propician esta conducta.

Hay que distinguir entre el procrastinador eventual que es aquel que sólo en ocasiones adopta este comportamiento y el crónico que es aquel que por rutina pospone tareas sin fijar momento alguno de realización de las mismas.

En el segundo caso esto puede conllevar serios problemas, ya que tarde o temprano lo postergado ha de realizarse y la presión del último momento deriva en estrés y en un mayor nivel de ansiedad.

Si practicas el homeoffice, eres tu propio jefe y y además el tipo de trabajo que realizas no tiene fechas fijas de entrega, presentación o finalización, y tiendes a posponer una y otra vez determinadas funciones o cometidos, lo mejor es que lo hagas con cabeza.

No te confíes con los plazos, prepara un calendario y fija fechas.

Hay una técnica que suele dar resultado. Proponte trabajar durante 10 minutos en una tarea que hayas evitado, cuando pasen los 10 minutos si lo necesitas haz una pausa, y continua luego otros 10 minutos así hasta que la completes y pases a la siguiente.

Teletrabajo, homeoffice.

Esta técnica puede ayudar pero lo más importante es la voluntad y pensar siempre en positivo, visualizando el éxito, porque posponer, al fin y al cabo, nunca sirve de nada.

Share

No todo es ir a trabajar

No todo es ir a trabajar, lo importante es hacerlo. No importa que estés en casa.

Las nuevas tecnologías de la información han abierto una veda. El trabajar sin salir de casa.

En este blog ya hemos abordado alguna de las ventajas y desventajas que puede tener trabajar desde casa, tener tu oficina en un rinconcito de tu hogar es una idea que se antoja muchas veces irresistible. Presenta la oportunidad de librarte de las frías mañanas de invierno de los incómodos desplazamientos y  de lo que algunos llevan aún peor que los desplazamientos, el aguantar al típico compañero plasta a horas intempestivas de la mañana, a horas en las que desde luego lo que menos te apetece es aguantar chorradas o historias del fin de semana.

Todo esto fuera si trabajas desde casa. Quita el frío de la calle por la mañana, quita los engorrosos desplazamientos que te quitan casi 15 minutos de sueño, y quita al plasta de turno.

Te quedas con lo importante tu trabajo. Ya dimos algunos consejos para que trabajar desde casa te resultara productivo, como, «no te levantes tarde para poder aprovechar la mañana», «evitas distracciones innecesarias», «haz pequeñas pausas», entre otros.

Pues bien, en el post de hoy, queremos avisarte., la navidad si trabajas desde casa, puede ser tu peor enemigo. ¿Por qué? Porque seguramente el estrés navideño y el trastorno que sufre el calendario laboral en estas fechas puede dejarte K.O.

Estas fiestas son un auténtico arma de doble filo. Por una parte querrás hacer todo el trabajo lo antes posible, con el pensamiento en, “vamos a terminar esto y lo otro para quedarnos libres estas dos semanas”, pues bien por ti si lo consigues, ahora, piensa a costa de qué y a qué precio.

Si te precipitas puedes incurrir en fallos que luego te pueden pasar factura, y además puede acarrearte un estado de estrés y de ansiedad nada saludable, por lo que desde aquí te recomendamos que uses la cabeza y seas coherente con la carga de trabajo que tienes y con el tiempo que dispones para realizarla.

Por otra parte estará el que piense “bah, poco a poco la haré, total entre el 26 y el 31 hay tiempo, pues bien, hay tiempo sí, pero seguramente estarás ocupado en otras cuestiones típicas de las fechas tales como las compras, las reuniones familiares o el cuidado de los peques, que están de vacaciones, por lo que al final, el tiempo que creías que tenías se ha pasado sin que hayas tachado tareas de tu agenda.

Conjunto mesa sinfonía de homeoffice.es
Conjunto mesa sinfonía de homeoffice.es

Por tanto, consejos, para ambas posturas.

  1. El indiscutible: Hazte un calendario. Anota en él fechas de entregas, plazos de vencimiento, llamadas importantes etc…Esto te ayudará a ver con tus propios ojos el tiempo del que dispones y aunque parece una tontería, psicológicamente te predispondrá a trabajar menos estresado y a tener una mejor concepción de tu tiempo disponible.
  2. Prioriza: Si hay algo que es para hoy y algo que es para esta tarde, comienza por lo de esta tarde. Puede parecer una obviedad, pero ¿Cuántas veces decimos, bueno empiezo con esto que es para mañana que es menos aburrido y luego sigo con lo de esta tarde que total es una tontería y me lleva dos minutos? Seguro que muchas, y todos sabemos que al final, la mayoría de las veces, no son dos minutos sino que nos lleva a más de un disgusto y pérdida de tiempo.
  3. Imponte tus horarios: Si de 9 a 2 te impones que es para trabajar, intenta que se cumpla, al menos la mayoría de los días. Si sabes que el 25, el 1 y el 6 van a ser días completamente vacíos de trabajo, intenta que los que sí sean laborables te cundan. No por trabajar desde casa tienes por que se excesivamente flexible con tus horarios, y ojo que decimos que seas flexible que no descuidado.

Con estas tres pautas esperamos que la locura de las fiestas no altere tu trabajo ni tu salud, así que ya sabes, trabaja, disfruta y pon de tu parte para pasar y hacer que pasen a tu alrededor una buena navidad.

Share