Ni Frío Ni Calor

Con la llegada del frío no hay quien se resista a encender la calefacción.

Trabajar con frío no es cómodo y tampoco es que sea lo más aconsejable para la salud, ahora bien, ¿qué temperatura es la más indicada para trabajar?

Pues como en todo en la vida en el término medio está la virtud.

Espacios fríos

f

Trabajar en un espacio demasiado frío si tu trabajo es pasivo no es lo más idóneo.

En oficinas con bajas temperatura, normalmente por debajo de los 17º las articulaciones se enfrían y hará que te cueste mucho más trabajar, especialmente sentirás las manos frías y por tanto aumentará la sensación de incomodidad.

Espacios demasiado calientes

Las altas temperaturas por el contrario lo primero a lo que afecta es a la concentración, elevar mucho el termostato mientras se trabaja puede producir somnolencia, por tanto lo mejor es que no se pasen los 23º.

Recuerda para trabajar en oficina aunque sea en tu oficina en casa casa lo mejor es adaptar el entorno a tí y al tipo de trabajo que realices.

Adapta el espacio

Pero sin lugar a dudas lo más importante para tener la temperatura adecuada es acondicionar el espacio. Para guardar el calor, apuesta por alfombras, vigila que las ventanas estén bien cerradas, que no haya algún punto por el que entre el aire y en la medida en la que puedas mantén las puertas cerradas.

Con estas simples medidas no sólo guardarás más la temperatura sino que además verás como el consumo de calefacción o electricidad se reduce considerablemente por no hablar del favor que le haces al medio ambiente, usando de manera eficiente el gasto de energías.

 

Share

Deja un comentario