Relajarnos es invertir en salud.

A menudo estamos tan ocupados que se nos olvida que relajarnos es invertir en salud.

Durante todo el día estamos sin parar de aquí para allá con mil cosas que hacer, el trabajo, la casa, los niños… en definitiva a la mayoría de nosotros seguro que nos faltan horas para hacer todo lo que deberíamos, tendríamos o quisiéramos.

Cuando llega la tarde estamos agotados, lo que no quiere decir que estemos relajados.

Al final del día llega a esa sensación de decaimiento,  nuestro ritmo de actividad baja, lo que no significa que hayamos encontrado nuestro momento de relax, ese tras el que nuestro cuerpo realmente está en armonía, nuestro músculos han soltado la tensión acumulada y nuestra mente ha encontrado un momento de silencio en el que poner en orden las ideas, las prioridades y ha conseguido entender lo que antes no entendía, en definitiva un reseteo total de cuerpo y mente, tras el que no sólo te sentirás relajado, sino que a menudo más feliz y optimista.

No siempre es fácil encontrar esa manera de relajarte y mucho menos el momento, pero desde homeoffice insistimos en la necesidad de ello.

Una persona estresada es mucho menos productiva que una que no lo está y por norma general suelen tener un comportamiento agresivo con los que les rodea y un sentimiento continuo de ansiedad e incluso en ocasiones de angustia y malestar físico.

Todo esto se puede evitar precisamente dedicando al menos una o dos veces por semana unos minutos a ejercicios de relajación como estos que os proponemos:

Estiramientos: Estirar no sólo es beneficioso en la práctica deportiva, los músculos se destensan y al hacerlo nos sentiremos muchos más relajados y sentiremos una mayor sensación de bien estar.  Esta tabla te servirá de guía.

estiramientos

Ejercicio físico: Practicar algo de ejercicio libera tensiones y adrenalina, tras la práctica moderada de algún deporte, te sentirás como nuevo. Actividades como el running despeja muchísimo la mente y ejercita toda la musculatura del cuerpo, por eso esta práctica es tan saludable. Si prefieres algo más tranquilo para serenarte desde el minuto uno prueba con actividades como el pilates donde el control de la respiración te ayudará a que trabajes no sólo tu físico sino también tu concentración. El yoga es otra alternativa, la combinación  de fuerza, elasticidad y control de la respiración hará que al acabar la clases te sientas mucho mejor.

Saunas y baños: Las saunas y los baños son el legado que culturas como la árabe o la romana nos han legado para el disfrute de nuestros sentidos. Unos minutos de sauna además de eliminar toxinas del organismo, hace que tu ritmo vital baje para soportar las altas temperaturas, lo que hace que involuntariamente te sientas mucho más relajado. Los baños de hidromasaje son ya considerados como una terapia más para las dolencias musculares causadas por tensiones, contracturas y  lesiones deportivas o posturales, por eso si tienes la oportunidad de darte algún que otro baño hazlo.

sauna

Actualmente en cualquier gymnasio podemos encontrar un pequeño spa donde poder relajarnos.

Baños en casa: Si eres de los que prefieres el baño en casa, adelante.  Aprovecha un momento de soledad o silencio, ponte algo de música relajada, baja la luz al mínimo y date un largo baño o ducha con agua caliente. Al salir verás como lo ves todo diferente.

Esperamos que estos consejos os sirvan para sentiros mejor, y no sólo más relajados y positivos, sino también lo más importante, más saludables.

Os esperamos en homeoffice.es 

ofertas-muebles-oficina

 

 

Share

Un pensamiento en “Relajarnos es invertir en salud.

  1. jymsoft

    Mi momento llega después de la clase de tenis. Eso de pegarle raquetazos a una pelota, con mayor o menor acierto es bastante des estresante, pero la ducha de después es antológica. Renovado de cuerpo y mente. Lo recomiendo.

Deja un comentario